Amanecer Difuntos

Cuando nacemos emprendemos un viaje nuevo y único para cada uno de nosotros. Nos lleva un tiempo prepararnos para dar nuestros primeros pasos; nos tropezamos y nos caemos al suelo. Por suerte, nuestros padres, abuelos y amigos nos ayudan a perder el miedo a caminar. Una vez que damos pasos, hay que ir eligiendo por donde caminar, por donde es mejor caminar. Nuestra familia y amigos nos acompañan y nos ayudan a decidir. Son muchas las personas que se convierten en nuestros compañeros de viaje. Algunas de esas personas nos acompañan toda la vida: son nuestra familia y amigos; y de alguna manera, son testigos de cómo vamos creciendo. Pero también hay otras personas que sólo nos acompañan en algunos tramos, aparecen en el momento adecuado para apoyarnos, para enseñarnos, para cuidarnos, para ayudarnos a crecer, para hacer el viaje más feliz. En cierto modo son como una fuente en la que beber cuando tenemos sed.

Hoy queremos tener presentes a aquellas personas que han dejado de estar a nuestro lado pero que han dejado mucho amor en nuestro corazón.

Y hoy encendemos esta vela para dar las gracias por todo su cariño.

Categoría: