Política de Calidad

MISIÓN

Evangelizar a niños y jóvenes, poniendo especial atención en las personas, en cuidar su espiritualidad, en su crecimiento. Nuestra referencia de vida y estilo educativo son Jesús, nuestra Madre buena María y Marcelino Champagnat. Formar a buenos cristianos y honrados ciudadanos que cambian el mundo.

VISIÓN

Avanzar en la construcción de un colegio dinámico y significativo, corresponsable y comprometido con la Misión, que cuida de sus personas, sus relaciones y su identidad marista, y se alimenta de la experiencia compartida y de una espiritualidad renovada.

Apostamos por hacer al niño y al joven protagonista de su propia formación y crecimiento, mediante una educación innovadora, una gestión excelente y el desarrollo de proyectos solidarios, preparándolos para conseguir una sociedad más humana y evangélica.

VALORES

Sencillez, valoración de la persona, espíritu de familia, proactividad.

Espíritu de trabajo, esfuerzo, cooperación, trabajo en equipo.

Valores cristianos, sentido de la vida, amor a la Virgen y herencia marista.

Cercanía, presencia, acogida, convivencia, acompañamiento personal.

Compromiso con la sociedad, justicia, solidaridad, espíritu crítico, atención a los más necesitados, escuela inclusiva.

Profesionalidad, formación continua, coherencia, cordialidad, compromiso con el Centro.

Mejora continua, excelencia e innovación.

Cultivo de la interioridad y la espiritualidad.

Comunidad Educativa en la que se valora salir de la "zona de confort", explorar sin tener miedo a equivocarse, convencerse de que unas veces se acierta y otras se aprende.